La economía del Líbano se contrae un 19,2% en 2020

El Banco Mundial (BM) señala, en su nuevo informe sobre el Monitor Económico del Líbano (LEM): “La depresión deliberada”, las causas y soluciones para las actuales crisis sociales y económicas del Líbano.

La organización internacional especializada en materia financiera ha instado a los líderes libaneses a aplicar un urgente programa de reforma integral. Además, considera que estos no han tomado, deliberadamente, las “medidas políticas eficaces” que necesitaba el país, lo que ha provocado “una ardua y prolongada depresión”.

Los analistas económicos del banco prevén una caída de la economía libanesa en un 19,2% en 2020 y otro 13,2% en 2021. Además, el Banco Mundial pronostica una subida de la deuda respecto al PIB de hasta el 194%, para finales de diciembre.

En el último año, la macroeconomía del Líbano se ha visto gravemente perjudicada por varias crisis: la financiera y económica del 2019, la del coronavirus y la ocasionada por la explosión del puerto de Beirut. Sin embargo, la crisis económica del año pasado ha sido la más dañina y, por tanto, la más determinante.

El Líbano limita al sur con Israel y al norte y al este con Siria. El mar Mediterráneo baña la costa oeste del país.

La crisis del Líbano

Se prevé que el crecimiento del PIB real se desacelerará bruscamente hasta el -19,2 por ciento en 2020, tras una contracción del -6,7 por ciento en 2019.”

Banco Mundial (BM)

La lira libanesa, moneda nacional del Líbano, ha sufrido una devaluación del 75 por ciento en ocho meses -entre octubre de 2019 y junio de 2020-. Esto ha hecho que la tasa de inflación alcance los tres dígitos. En definitiva, la economía del Líbano ha colapsado, agotando las reservas de divisas del Banco del Líbano (BdL).

Traducción (1): El #3RF trata de ayudar a la gente y a los pequeños negocios del #Líbano, de los que la clase media depende para el trabajo y los ingresos. También se trata de dar poder a la gente. #Las mujeres deben tener un papel central en el FR3.

(2) La situación en el Líbano nos preocupa mucho. La pobreza se está volviendo más profunda y aguda. Los negocios no pueden continuar como de costumbre. Las repercusiones a nivel del capital humano van a ser irreversibles.

«La falta de consenso político sobre las prioridades nacionales” ha agravado la situación económica del país, obstaculizando “gravemente la capacidad del Líbano para aplicar políticas de desarrollo a largo plazo y con visión de futuro», ha asegurado Saroj Kumar Jha, Director Regional del Banco Mundial para el Mashreq.

El problema no son solo los datos y la subida de los precios de productos básicos, sino también “la pérdida de empleo productivo, la disminución del poder adquisitivo real y el estancamiento de las remesas internacionales”, ha destacado el Banco Mundial.

Los libaneses con menos recursos serán los más afectados

El Líbano está sufriendo un peligroso agotamiento de los recursos, incluido el capital humano, y el éxodo intelectual se está convirtiendo en una opción cada vez más desesperada.”

Banco Mundial (BM)

El Monitor Económico del Líbano también ha mostrado la débil situación macroeconómica de la que el país ya partía, en comparación con otros fundamentos económicos de determinadas crisis mundiales. Si esto ya preocupaba a las autoridades internacionales, la postergación de medidas políticas eficaces ha hecho saltar todas las alarmas, pues posibilita que “la crisis económica del Líbano sea más profunda y prolongada que la mayoría de las crisis económicas.”

Fuente: Anthony Gale

El estudio realizado por el Banco Mundial asegura que esta “dura carga del ajuste financiero” afecta, sobre todo, a los libaneses con menos recursos y capacidad de ahorro, pequeños comerciantes y obreros locales, quienes cobran en liras libanesas. Es decir, los grupos sociales más vulnerables, al igual que las personas con ingresos fijos (pensionistas) son los más perjudicados.

La pobreza va a aumentar y probablemente “se extienda a más de la mitad de la población”, ha asegurado el organismo económico. No solo por la situación financiera ya descrita, si no también porque se ha producido una pérdida de la confianza, nacional e internacional, en el Gobierno libanés.

Edición de otoño 2020 del LEM

Este informe analiza la evolución de la economía libanesa y los numerosos elementos de su crisis financiera. Además, el documento muestra un enfoque económico general del país y sus consecuentes vulnerabilidades.

El LEM señala cinco pilares sobre los que hay que tomar medidas: I) Un plan de estabilización macroeconómica; II) Un conjunto de reformas en cuestión de gobernanza y responsabilidad; III) Un conjunto de normas en lo que respecta a desarrollo de la infraestructura; IV) Una serie de reformas en torno a oportunidades económicas; y V) Un paquete de medidas en el área de desarrollo del capital humano. Este programa requiere del compromiso previo de los políticos libaneses.

La comunidad internacional reacciona

Una docena de jefes de Gobierno y Estado han asistido, el pasado miércoles, por vía telemática a la Conferencia Internacional en Apoyo a la Población Libanesa. Entre los organizadores estaban el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres. El foro ha contado, en total, con la presencia de 32 dirigentes de diferentes nacionalidades y 17 organizaciones internacionales.

Macron considera que las autoridades políticas del Líbano tienen la “responsabilidad de formar un Gobierno creíble para implementar una hoja de ruta de reformas a las que todas esas fuerzas se comprometieron”. Estas declaraciones han sido entendidas como un “tirón de orejas” al actual Gobierno libanés. Durante la videoconferencia, el presidente de la República francesa también anunció una nueva visita a Beirut, la tercera en cuatro meses.

Por otro lado, el presidente de España, Pedro Sánchez, ha urgido “una respuesta integral y eficaz”, ya que es lo que el Líbano necesita “para pasar de la ayuda humanitaria a la recuperación”. Sánchez también ha solicitado «una investigación independiente, imparcial y transparente» sobre el motivo de las explosiones. El objetivo, según el líder español, es «identificar a los responsables y luchar contra la impunidad».

La explosión del puerto de Beirut

Reconstrucción forense
Reconstrucción forense en 3D de la explosión de Beirut (2020)

El 4 de agosto de 2020, el puerto de la capital del Líbano estalló. La detonación dejó más de 200 víctimas mortales, unos 6.000 heridos y cerca de 300.000 personas sin hogar, 100.000 de ellos menores de edad. Unos daños humanos y materiales que agravaron la crisis económica y humanitaria en la que ya estaba sumido el país.

La ONU lamentó públicamente, el pasado 13 de noviembre, que “no haya justicia” al respecto. El asesor especial de la ONU para Líbano, Jan Kubis, también mostró su indignación ante dicha situación. “Cien días después de la tragedia nacional de la explosión en el puerto de Beirut, cien días de investigaciones con expertos internacionales serios y aún no hay claridad, rendición de cuentas ni justicia”, criticó Kubis.

Jan Kubis: «Cien días después de la tragedia nacional de la explosión en el puerto de #Beirut, cien días de investigaciones con expertos internacionales serios y aún no hay claridad, rendición de cuentas, ni justicia.”

Por otro lado, Hezbolá –organización política y paramilitar chií del Líbano– ha presentado, el pasado viernes, una demanda judicial contra un exdiputado y una formación política libanesa, por “calumnias y falsas acusaciones”. Así, la asociación islámica musulmana trata de defenderse ante las acusaciones de participación en la explosión.

Conoce más sobre la actualidad de Oriente Medio

Aida Lorca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons