William-Barr-fiscal-general-EEUU

El fiscal general de EE.UU. niega la existencia de fraude

William Barr, actual fiscal general de los Estados Unidos, declaró el pasado martes que el Departamento de Justicia estadounidense no ha encontrado pruebas fehacientes de fraude electoral generalizado.

En unas declaraciones a la principal agencia de noticias americana, The Associated Press, Barr aseguró que tanto el Departamento de Justicia como el FBI habían trabajado cuidadosamente para intentar comprobar las quejas recibidas por parte de Trump y sus seguidores a propósito de un supuesto fraude electoral. Sin embargo, según el fiscal general, hasta la fecha no se han encontrado pruebas fraudulentas lo suficientemente notables como para haber afectado al resultado final de las elecciones celebradas el pasado 3 de noviembre.

Las declaraciones del fiscal han supuesto un gran revuelo mediático conforme al proceso judicial que actualmente se está llevando a cabo en Estados Unidos. Esto se debe a que William Barr, quien ya había sido fiscal general con George Bush padre, fue nuevamente elegido en diciembre de 2018 por Donald Trump.

William Barr en su ceremonia de juramento como fiscal general

El propio Barr ya advirtió en septiembre sobre un potencial fraude electoral a causa del voto por correo, lo que convierte estas últimas declaraciones en una sorpresa mayor.

William Barr, el “fiscal favorito de Trump”

El actual fiscal general era hasta ahora conocido por ser un defensor acérrimo de Trump, así como de utilizar el Departamento de Justicia para defender las políticas del presidente. El caso más sonado fue el “Informe Mueller”, un informe que estudiaba la posible interferencia de Rusia en las elecciones de 2016 en favor de Trump. En dicho informe se explicaban 10 posibles episodios donde el actual presidente podía estar involucrado por obstrucción a la justicia. Sin embargo, Barr negó culpabilidad alguna de Trump y justificó la opacidad de dicho informe con el objetivo de no vulnerar el trabajo de los servicios de inteligencia.

Barr también ayudó a rebajar las penas del amigo de Trump, Roger Stone; e intentó retirar los cargos federales sobre la trama rusa al exconsejero de Seguridad Nacional, Michael Flynn. Sin embargo, esta última decisión fue revocada por el juez supervisor del caso.

Los demócratas han sido muy críticos con el fiscal general desde su llegada al cargo en febrero de 2019. La presidenta de la cámara baja, Nancy Pelosi, declaró que la intención de Barr en el Informe Mueller fue la de “distorsionar deliberadamente partes importantes del informe”. Elizabeth Warren, senadora demócrata de gran popularidad, lamentó “ver al fiscal general actuar como el abogado personal y publicista del Presidente de Estados Unidos”.

Barr pretende dejar el cargo antes de que Trump finalice su mandato

El jueves 3 de diciembre, dos días después de las declaraciones de Barr, los medios preguntaron a Trump si seguía confiando en él. “Preguntadme en unas cuantas semanas. Deberían estar investigando todo este fraude” sentenció el presidente, haciendo referencia en última instancia al Departamento de Justicia.

Según han informado este lunes fuentes cercanas de la Casa Blanca a la CNN y a The New York Times, William Barr estaría planteándose dejar el puesto de fiscal general cuando Trump acabe su periplo como presidente. Esto se debe al actual descontento de Barr con Trump, ya que no es alguien que “acepte el acoso y esté dispuesto a poner la otra mejilla”. Sin embargo, “Barr no ha tomado una decisión definitiva”, aseguran las fuentes.

Los tribunales estadounidenses tampoco le dan la razón a Trump

A falta de 3 días para que los electores estatales comiencen a emitir sus votos para elegir al próximo presidente de Estados Unidos, los tribunales de justicia a lo largo del país han rechazado la gran mayoría de apelaciones emitidas por el partido republicano. Actualmente el contador se sitúa en 1 victoria judicial en favor de las demandas de Trump, y 55 derrotas. El único triunfo se dio en Pensilvania, debido a una extensión del plazo para el voto por correo por parte de la Secretaria de Estado.

El resto de las peticiones han sido rechazadas en los distintos estados donde se han presentado: Arizona, Michigan, Georgia, Nevada, Wisconsin… incluso en la propia Pensilvania, donde el Tribunal Supremo ha rechazado la petición republicana de anular la victoria electoral de Biden. El Tribunal Supremo emitió un comunicado de apenas dos líneas para zanjar la polémica: “la solicitud de medida cautelar es denegada”.

Hugo Fernández Quintana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons