Seis niños mueren jugando con una granada en Uganda

Según la Policía, es el segundo accidente con víctimas mortales por explosión de munición en dos semanas.

El pasado martes, una vieja bomba explotó en Adjumani (Uganda) cuando once niños jugaban con ella tras encontrarla en un arbusto. Seis de ellos fallecieron, mientras que los otros cinco quedaron heridos. La investigación preliminar apunta a que el explosivo era una granada de mano abandonada por el Ejército de Resistencia del Señor (LRA en inglés).  

La Policía regional explicó el jueves el fallecimiento de tres niños en el lugar de la explosión de una munición abandonada en Adjumani, al noroeste de Uganda. Otros tres, terminaron muriendo de camino al hospital debido a las heridas sufridas. El resto del grupo que estaba jugando, otros cinco niños, fueron heridos seriamente y se encuentran en el hospital de la región. 

Explosivos abandonados en las guerras de los 90 en manos de niños en Uganda

El ‘West Nile Bank Front’ y el Ejército de Resistencia del Señor (Lord’s Resistance Army, LRA) se enfrentaron hace 30 años contra las fuerzas nacionales. El primero de ellos fue erradicado antes del año 2000. Sin embargo, el LRA continuó su lucha contra el presidente Museveni hasta el 2006, cuando le echaron del gobierno. 

Según cifras de las Naciones Unidas, el LRA asesinó a más de 100.000 personas durante 20 años. También secuestró a 60.000 niños en Uganda y expandió la violencia a Sudán, la RD Congo y la República Centroafricana. 

Soldado ugandés patrulla en una barricada

Segundo incidente similar en dos semanas

Esta ha sido la segunda explosión en la zona en los últimos 15 días, después de un accidente similar en el que fallecieron otras dos personas. 

Según ‘Landmine and Cluster Munition Monitor’, un centro de investigación con sede en Ginebra, en 2016, otras dos personas fallecieron por otra explosión y otras 12 fueron heridas. 

En los últimos meses, la Uganda People’s Defense Forces (UPDF) ha continuado explosionando antiguas municiones, pero los accidentes han seguido ocurriendo. En junio, un vendedor de metal comenzó a cortar una pieza de oxidada en su taller cuando le detonó en las manos. No hubo que lamentar daños personales, pero el dispositivo dejó un agujero en el techo. 

Uganda se declaró libre de minas en 2012, pero continúan aflorando los explosivos y municiones como consecuencia de las continuas guerras civiles en el país. 

Conoce más sobre la actualidad de África.

Blanca García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons