14 heridos en un atentado suicida en Indonesia

Al menos 14 personas han resultado heridas tras el atentado suicida por parte de unos atacantes a las puertas de una iglesia indonesia abarrotada durante la misa del Domingo de Ramos.

Según informes de la policía nacional de Indonesia, dos terroristas suicidas detonaron explosivos en el exterior de una iglesia católica en la ciudad indonesia de Makassar, hiriendo a 14 personas en el primer día de la Semana Santa.
La policía indonesia transporta una bolsa con los restos de un presunto terrorista suicida. Fuente: Indra Abriyanto/AFP

La explosión tuvo lugar el domingo en el momento en que los fieles se encontraban en el interior de la iglesia, en la isla de Sulawesi, justo cuando la misa estaba terminando. Ninguno de los asistentes ha fallecido, pero al menos 14 personas fueron atendidas por heridas en los hospitales de Makassar. Los dos sospechosos del atentado suicida han sido las únicas víctimas mortales. Uno de ellos detonó sus explosivos y murió cerca de la puerta tras enfrentarse a los guardias. Por el momento nadie ha reivindicado la autoría del acto terrorista.

Fuente: Indra Abriyanto/AFP/Getty Images

Una minoría en el punto de mira

Indonesia, la mayor nación del mundo de mayoría musulmana, tiene una importante minoría cristiana. El presidente Joko condenó lo que denominó «terrorismo» en la catedral y dijo que «el Estado garantiza la seguridad de los religiosos para que practiquen su culto sin miedo». 

En los últimos años, las filiales del Estado Islámico en el sudeste asiático han atacado lugares de culto cristianos en Indonesia y en Filipinas. La mayoría católicos.

En 2018, tres iglesias cristianas fueron bombardeadas en Surabaya, la segunda ciudad más grande de Indonesia, dejando una docena de personas muertas. Los terroristas suicidas eran un matrimonio y sus cuatro hijos. A los pocos días, los miembros de otras dos familias también hicieron estallar bombas en Surabaya, inmolándose.

El año pasado, una catedral católica romana fue bombardeada por tercera vez en la isla de Jolo, en el sur de Filipinas, matando al menos a 14 personas. Como en el caso de los atentados de Surabaya, una filial local del Estado Islámico reivindicó la autoría de ese ataque. Un atentado suicida en 2019 contra la misma catedral, en el que murieron más de 20 personas, fue llevado a cabo por una pareja indonesia.

Un consejo indonesio de clérigos musulmanes ha condenado esta última explosión de Makassar, calificándola de inhumana y contraria a las enseñanzas de todos los credos que se practican en el país. El consejo ha instado a no relacionar el incidente con ninguna religión concreta.

Conoce más sobre la actualidad de Asia.

Miriam Romero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons