Israel: Nuevo estancamiento político tras cuatro elecciones

Netanyahu logra su cuarta victoria en dos años, aunque sin apoyos suficientes para formar un Gobierno

Los resultados de las elecciones muestran una gran división en el país, dejando a Israel en una complicada posición política: ni el primer ministro, Benjamin Netanyahu, ni la oposición cuentan con los suficientes escaños para gobernar.

De este modo, las votaciones del pasado martes, las cuartas parlamentarias en dos años, han dejado a Israel en un punto muerto político. Con el 100% de los votos escrutados, el partido de derechas Likud, liderado por Netanyahu, se ha alzado con 30 escaños – de los 120 asientos que tiene el Knéset, parlamento israelí –.  Esta victoria se asocia a la exitosa campaña de vacunación contra el coronavirus en el Estado judío. A pesar de la gran popularidad del líder israelí, su juicio activo por corrupción podría haberle perjudicado.

Está claro que Netanyahu no tiene mayoría para formar un gobierno bajo su liderazgo. Hay que actuar ahora para hacer realidad la posibilidad de formar un gobierno para el cambio».

Gideon Sa’ar, ex miembro del Likud y ahora líder del partido Nueva Esperanza (6 escaños)

Así, si juntamos el número de asientos conseguidos por el actual primer ministro en funciones israelí con los obtenidos por sus aliados habituales, Netanyahu sumaría 53 escaños – a ocho diputados de alcanzar la mayoría–. Por su parte, la oposición, que está conformada por un conjunto de partidos ideológicamente heterogéneo y cuyo principal objetivo es acabar con cerca de 24 años de Gobierno de Netanyahu, han conseguido sumar 57 escaños. En definitiva, ninguna coalición alcanza, en principio, la mayoría necesaria para formar Gobierno: 61 asientos.

Gran división en el Knéset

Trece partidos políticos israelíes, la mayor cifra alcanzada desde las elecciones de 2003, han logrado hacerse un hueco en el parlamento del Estado judío. De este modo, la división ideológica de la Cámara es clara, lo cual pone a Israel en una complicada situación de bloqueo continua. El presidente del Instituto de la Democracia de Israel, Yohanan Plesner, ha calificado la situación como la “peor crisis política de Israel en décadas.

24ª Knéset
Reparto de asientos en la 23ª Knéset frente a la conformación de la 24ª. Fuente: propia

El analista político ha atribuido la continua incapacidad de formar Gobierno a que en el sistema político del Estado judío es “muy difícil producir un resultado decisivo”. No solo eso si no que “el factor Netanyahu”, es decir, el hecho de que haya un primer ministro popular agarrado al poder, hace que dichas debilidades propias al sistema se vean agravadas.

Netanyahu: El líder de Israel con más años en el poder

Benjamin Netanyahu, también conocido como ‘Bibi’, es el primer ministro que más años ha gobernado en Israel. En total, el líder del Likud ha ganado más de cuatro elecciones: 1996, 2009, 2013 y 2015. Si tuviésemos en cuenta los cuatro últimos comicios celebrados en a penas dos años, el número de victorias ascendería a ocho.

Hijo de un “sionista revisionista” original polaco, es decir, su padre defendía que Israel debía estar a ambos lados del río Jordán lo que implicaba un rechazo a los compromisos con los Estados árabes colindantes, ‘Bibi’ nació en Jaffa – la actual Tel Aviv – en 1949. Netanyahu creció en Israel y cursó sus estudios secundarios en Estados Unidos. 

Su ideología y, claramente, sus “tres noes” están muy influenciados por la posición política, previamente mencionada, de su padre. Así, el líder Israel dice no a un Estado palestino, a la devolución de los Altos del Golán a Siria y a discutir sobre el futuro estatus de Israel.

Conoce más sobre la actualidad de Oriente Medio.

Aida Lorca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons