Israel: Al menos 45 fallecidos y 150 heridos en una avalancha humana

Varios informes estatales habían calificado el lugar como peligroso hasta el punto de declararlo zona de “catástrofe inminente”

Al menos 45 personas han fallecido y más de 150 han resultado heridos en una estampida, a primera hora del viernes, durante una celebración religiosa judía en el Monte Meron, al norte de Israel. Entre los fallecidos se encuentran al menos 10 niños y adolescentes menores de 18 años.

El evento formaba parte de la peregrinación anual por la fiesta de Lag BaOmer, en la que participan decenas de miles de judíos, mayoritariamente ultraortodoxos. El evento consiste en acudir anualmente a la supuesta tumba del rabino Shimon Bar Yochai, un sabio talmúdico del siglo II.

Masas de personas fueron empujadas hacia la misma esquina y se creó un vórtice»

Aseguró un peregrino.

El servicio de emergencias israelí, Magen David Adom (MDA), ha asegurado que “está luchando por la vida de docenas de heridos, y no se rendirá hasta que la última víctima sea evacuada”. El portavoz de MDA, Zaki Heller, ha anunciado que seis de los heridos se encuentran en estado crítico. Siguiendo la tradición judía, más de 20 víctimas fueron enterradas al poco de ser identificadas por las autoridades israelíes.

Netanyahu inicia una investigación sobre lo sucedido

El primer ministro en funciones de Israel, Benjamin Netanyahu, ha acudido horas más tarde al lugar de los hechos. El líder ha denominado la escena como “desgarradora” y ha pedido que se evite “difundir rumores en las redes sociales porque esto está desgarrando el corazón de las familias.” 

Por otro lado, el Netanyahu ha felicitado a las fuerzas de seguridad por su rápida reacción ante lo sucedido, lo cual ha evitado “un desastre mucho mayor”. El líder israelí también ha asegurado que se iniciará “una investigación exhaustiva, seria y profunda” para asegurarse de que no vuelva a ocurrir. Finalmente, el pasado domingo fue declarado día de luto nacional.

Un lugar de “catástrofe inminente” en Israel

Pensamos que tal vez había una alerta (de bomba) por un paquete sospechoso. Nadie se imaginaba que esto pudiera ocurrir aquí». El júbilo se convirtió en luto, una gran luz se convirtió en una profunda oscuridad.»

declaró un peregrino, bajo el nombre de Yitzhak, al Canal 12 de televisión.

Los medios de comunicación de Israel estimaron que unas 100.000 personas habían acudido a la celebración. Varios estudios estatales ya habían calificado el lugar como peligroso hasta declararlo una zona de “catástrofe inminente”. Más concretamente, un informe de 2008, realizado por el interventor del Estado, avisó de las condiciones del lugar – incluso las zonas de escape – señalando que ponían “en peligro al público”. Sin embargo, no se tomó ninguna medida respecto al aforo, lo que se sospecha que fue para no enfadar a influyentes rabinos y políticos ultraortodoxos.

Este terrible desastre ayudará a todo el mundo a entender… que no debe haber ningún lugar donde el Estado no establezca las reglas.»

Hili Tripper, ministro de Cultura de Israel, a la radio pública Kan.

Muchos testigos responsabilizan de la mayor catástrofe civil de Israel a los policías, pues dicen que estos deberían haber impedido la entrada de más peregrinos y haber abierto las salidas a ambos lados más rápido. Por su parte, las Fuerzas de Seguridad de Israel y otros funcionarios del gobierno regional, para justificar su actuación, afirmó que la gestión del Monte Merón está bajo la responsabilidad de cuatro grupos religiosos privados diferentes. De este modo, la supervisión de la zona por parte de los agentes era más complicada.

Conoce más sobre la actualidad de Oriente Medio.

Aida Lorca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons