Dimite el ministro de Sanidad de Irak tras el incendio de un hospital en Bagdad

El coronavirus ha sido el culmen de un sistema sanitario desgastado por diez años de guerra, sanciones internacionales y corrupción

El ministro de Sanidad iraquí, Hassan al-Tamimi, ha presentado su dimisión 10 días después de que el primer ministro de Irak, Mustafa al-Kadhimi, le suspendiera de sus funciones – junto a otros funcionarios como el gobernador de Bagdad– tras el incendio en el hospital Ibn al-Jatib, en la capital, el cual acabó con la vida de 82 personas y dejó unos 110 heridos. Según la Comisión Iraquí de Derechos Humanos, 28 de las víctimas fallecieron al tener que ser desconectados de los respiradores para escapar de las llamas.

Traducción tuit del Gobierno de Irak (1): Portavoz del Gabinete: La comisión de investigación sobre la tragedia del Hospital Ibn Al-Khatib cumplió bien su cometido y constató el fracaso de algunas instituciones estatales del hospital y del Ministerio de Sanidad y Defensa Civil, y subrayó la necesidad de cumplir las normas de seguridad.

Traducción tuit del Gobierno de Irak (2): Portavoz del Gabinete: El Ministro de Sanidad ha asumido su responsabilidad moral presentando su dimisión, y el Gobierno actual seguirá asumiendo su responsabilidad y anunciando los resultados de las comisiones de investigación.

El Gobierno de Irak levantó, el pasado martes, la suspensión del ministro quien pocas horas después dimitió. La decisión podría haberse visto precipitada por la ola de indignación desatada en las redes sociales, donde se extendió un hashtag pidiendo la destitución del ministro de Sanidad tras el desastre.

El incendio en el hospital Ibn al-Jatib

La mayoría de las víctimas murieron porque hubo que trasladarlas y quitarles los respiradores, mientras que las demás se asfixiaron por el humo.»

Declaraciones de responsables de la defensa civil.

El fuego comenzó la noche del sábado 24 de abril en la unidad de cuidados intensivos, ubicada en la segunda planta del centro hospitalario Ibn al-Jatib.  En la UCI, reservada para los casos más graves de COVID en Bagdad, se encontraban más de 30 pacientes y decenas de familiares cuando se produjo el incendio. La causa de la catástrofe fue un accidente que habría hecho explotar varias bombonas de oxígeno mal almacenadas.

Traducción tuit del Gobierno de Irak: «Ver fragmento del primer ministro @MAKadhimi durante la sesión del Consejo de Ministros del martes: Vídeo.»

Varios testigos describieron cómo la gente saltaba por las ventanas para huir del fuego, que se iba extendiendo rápidamente por la unidad equipada para atender a los pacientes con coronavirus. Ahmed Zaki, cuyo hermano se encontraba en esa sección del hospital contó a los medios locales cómo “la gente saltaba… Los médicos caían sobre los coches. Todo el mundo saltaba.”

Al-Kadhimi: una decisión tras otra

Un día después de la catástrofe, el primer ministro de Irak precipitó la dimisión del director general del Departamento de Salud de Bagdad en la zona de Al-Rusafa, donde se encuentra el centro hospitalario. El director del hospital Ibn al-Jatib y su director de ingeniería y mantenimiento también han sido destituidos, tal y como ha comunicado el Ministerio de Sanidad

Traducción tuit del Gobierno de Irak: «El primer ministro @MAKadhimi preside una sesión de emergencia del Gabinete tras la tragedia del hospital Ibn Al-Khatib en Bagdad el martes y decide poner en marcha una investigación urgente presidida por el ministro del Interior, que deberá informar en un plazo de cinco días, sobre los acontecimientos que condujeron a la tragedia.»

Tras el primer incendió, al-Kadhimi convocó una reunión de emergencia en la sede del Mando de Operaciones de Bagdad, organismo que coordina las fuerzas de seguridad nacionales. El Ejecutivo iraquí concluyó que el incidente se había producido por una negligencia que “en este tipo de asuntos no es un error, sino un crimen por el que todas las partes negligentes deben asumir la responsabilidad».

Además, el primer ministro de Irak dio 24 horas a las autoridades nacionales para investigar y explicar el por qué de lo sucedido. Finalmente, el líder iraquí declaró tres días de luto nacional por la tragedia y el Parlamento dedicó su sesión semanal a las víctimas. 

Las instalaciones hospitalarias de Irak arruinadas por décadas de conflicto

El hospital no tenía ningún sistema de protección contra incendios y los falsos techos permitieron que las llamas se extendieran a productos altamente inflamables

Declaraciones de responsables de la defensa civil.

Diez años de guerra, sanciones internacionales y corrupción han llevado al límite a un sistema sanitario, cuya situación se ha agudizado por la crisis del coronavirus. Los hospitales iraquíes no cuentan, normalmente, con un suministro central de oxígeno. Por ello, los pacientes necesitan de una bombona individual, que colocan junto a su cama, para respirar. Los médicos aseguran que, dada la gran cantidad de trabajo y la escasez de personal, los familiares se encarga a veces de cambiarles las botellas de oxígeno.

De este modo, el incendio ha puesto de manifiesto la desatención del que un día fue uno de los mejores sistemas sanitarios de Oriente Medio. Así, los iraquíes ya no confían en su Sanidad, lo que ha hecho que muchos no acudan al médico cuando se infectan con COVID-19 o no quieran vacunarse en centros médicos estatales.

pfizer
La vacunación contra la COVID ha comenzado en Irak.

En la actualidad, Irak cuenta con un total de 102.529 positivos por coronavirus de los cuales 15.217 han perdido la vida, según datos del Ministerio de Sanidad. A su vez, el Gobierno iraquí lanzó, el pasado mes de marzo, su campaña de vacunación. El país árabe ha recibido cerca de 650.000 dosis – la mayoría por donación o a través del programa COVAX – de diferentes laboratorios.

Fuente imagen de portada: La Oficina de Medios de Comunicación del Primer Ministro de Irak

Conoce más sobre la actualidad de Oriente Medio.

Aida Lorca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons